El comando de América sería un proyecto de defensa aéreo, terrestre y marítimo

Planea el Pentágono crear una 

fuerza militar junto con México y Canadá

por Carlos Fazio 

La Jornada, Mexico, 4 de febrero 2002
Centro de Investigación sobre Globalización (CIG),  globalresearch.ca , 10 de febrero 2002 


El Pentágono estadunidense ha sostenido conversaciones con los ejércitos de Canadá y México para integrar un plan de defensa continental terrestre, aéreo y marítimo denominado comando de América.

El proyecto, que sería parte esencial del perímetro de seguridad o zona de confianza, que viene impulsando la Defensa estadunidense con sus contrapartes de Canadá y México, fue discutido en una reunión de altos jefes militares realizada la semana pasada en Washington. Según el diario canadiense Globe and Mail, habrían sido consultados altos funcionarios mexicanos.


Fuentes de la Defensa canadiense afirmaron que el ministro del ramo, Art Eggleton, se entrevistó el pasado 21 de enero con el presidente Vicente Fox y su homólogo mexicano Ricardo Vega García. De acuerdo con el diario Toronto Star, las conversaciones entre Eggleton y sus anfitriones mexicanos giraron sobre la propuesta del Pentágono de formar un comando de América con fuerzas castrenses de los tres países.

Star indica que Estados Unidos propuso a México unirse con Canadá en una estructura integrada de defensa, que incluiría a la aviación, el ejército terrestre y la armada de guerra.

La reunión del lunes pasó desapercibida en México, pero viene siendo ventilada en el Parlamento canadiense, donde legisladores de oposición alegaron una pérdida de soberanía si su país se integra al proyecto del Pentágono. Ese día, el subjefe de estado mayor de la Defensa canadiense, George MacDonald, confirmó ante un comité del Congreso la existencia de conversaciones entre militares de Canadá y Estados Unidos sobre el reconocimiento de "las preocupaciones mutuas acerca de la seguridad continental".

A su vez, el ministro de Relaciones Exteriores de Canadá, Bill Graham, dijo que la propuesta de crear el "comando aún está en conversaciones al interior de la administración Bush, y los militares canadienses fueron invitados a escuchar de qué se trata".

El comando de América sería dirigido por un general de cuatro estrellas, como los demás comandos del Pentágono (Europa, Pacífico, América Latina, Medio Oriente-Asia del Sur y el Norad, Acuerdo de Defensa Aérea de América del Norte, suscrito entre Estados Unidos y Canadá en los años 50).

Eggleton, quien aboga por una integración más profunda con Estados Unidos, dijo que la administración de Bush está determinada a empujar la estructura de comando trasnacional y que la soberanía de Canadá correrá mayor peligro si se rechaza el proyecto del Pentágono.

Funcionarios canadienses citados por el National Post consideraron que el ministro Eggleton cree que Canadá "no tiene otra alternativa que unirse a Estados Unidos en un comando de defensa integrado para proteger al continente de eventuales ataques terroristas.

"Estamos hablando de cooperación y, en esencia, se trata de lo siguiente: hay una opción de trabajar con los estadunidenses para hacer cosas juntos, para vigilar Norteamérica. De lo contrario, vamos a tener a los estadunidenses vigilando sobre nosotros, porque ellos lo van a hacer de una manera o de otra", declaró en Ottawa un alto funcionario al National Post.

Eggleton, cuya renuncia ha sido pedida por legisladores de oposición, es partidario de que la nueva estructura de comando trasnacional sea manejada por Norad, el sistema de defensa aérea estadunidense-canadiense con base en Colorado, constituido durante la guerra fría para proteger al hemisferio de eventuales ataques nuclear y convencional soviéticos. Bajo Norad, Canadá mantendría un papel de alta jerarquía porque el comandante adjunto siempre ha sido un general canadiense.

"Nos gustaría que (el Pentágono) tomara el modelo de Norad y construir a partir de él, no comenzar de cero. Pero ellos quieren incluir a México y nosotros tendremos que reconocer eso", dijo el funcionario.

El Globe señaló que informes publicados en Estados Unidos dan cuenta de que el secretario de Defensa, Donald Rumsfeld, pedirá la aprobación de la Casa Blanca para crear un comando de defensa interior, que sería el comando de América.

Funcionarios canadienses citados por la estatal Canadian Broadcasting Corp. (CBC) reconocieron que una mayor integración militar con Estados Unidos podría significar una pérdida de soberanía. Pero agregaron que la situación podría ser peor si Canadá no accede y deja que Estados Unidos actúe por su cuenta.

No obstante, críticos de ese plan de defensa trasnacional afirman que el comando es parte importante del renovado "unilateralismo" que anima a la administración de George W. Bush.

El diputado federal Svend Robinson, del Nuevo Partido Demócrata, declaró al corresponsal Alberto Rabilotta que la formación de un comando hace evidente la intención de Estados Unidos de dominar al continente. "Sería un desastre para la soberanía de Canadá si Ottawa cede a las presiones. Ya estamos muy ligados a Estados Unidos en lo económico, político y militar, y si Washington logra concretar esta propuesta, entonces Canadá podría convertirse en el estado 51 de la Unión Americana."

Un legislador del Partido Liberal que prefirió el anonimato, declaró a Notimex que según la explicación oficial del gobierno canadiense no habrá "subordinación" si Canadá se incorpora a la estructura del comando militar. Pero agregó con ironía: "qué podrá decir un militar canadiense sentado a una mesa frente a 10 altos mandos de la Defensa de Estados Unidos".

 


URL de este artículos:
http://www.globalresearch.ca/articles/FAZ202A.html